Chica mala

Unos cuantos azotes después de haberse portado mal no parecen hacerle efecto aún habiendo deja sus nalgas bien roja, así que se saca la polla y la penetra analmente para hacerla sufrir pero ella en cambio disfruta de cada penetración no parando de gemir y teniendo varios orgasmos. Al final acaban disfrutando los dos del polvo dejándole una buena corrida dentro del culo.